top of page

Método Feldenkrais, una Meditación en Movimiento

Charla y Taller Práctico Presentados en el Evento “IV Barri Bastec - Salud y Bienestar” el Martes 31 de Mayo 18:30 hs, en el Palacio de Ayora, Ciudad de Valencia, España.


Moshé Feldenkrais (1904 - 1984), el creador de este método, estudió la relación que existe entre el movimiento corporal y la manera de pensar, sentir, aprender y actuar en el mundo. Estableció así las bases del método de "Autoconciencia a través del Movimiento" e "Integración Funcional", que hoy se conocen como "Método Feldenkrais".

El método Feldenkrais es un sistema único de educación somática, que explora nuevos patrones de movimientos y acrecienta la facilidad y el placer de moverse gracias a la expansión de la autoconciencia. En cierta forma, la práctica de Feldenkrais es una meditación en movimiento porque utiliza la introspección y la atención consciente hacia el movimiento y sus efectos tanto en lo somático como en lo psíquico. La práctica de Feldenkrais conduce a quién la realiza a incrementar la percepción de sí mismo, a reconocer los patrones del pensamiento propio (y descubrir nuevas opciones), a sentir y reconocer las emociones encarnadas en nuestro cuerpo, y esto se logra mediante el movimiento.

Pero, surge entonces la pregunta; ¿cualquier movimiento? No, claro que no. El doctor Feldenkrais era físico y este conocimiento le sirvió para estudiar la mecánica del esqueleto humano. Esta es una de las bases que sustentan su método, y que usó para diseñar secuencias muy precisas de movimiento que se van articulando y complejizando a lo largo de una clase y de un curso de Feldenkrais. Así es que pueden encontrarse clases muy sencillas que adaptables, por ejemplo, a personas con movilidad reducida, o clases muy atléticas en los cursos avanzados.

Pero las clases del Autoconciencia mediante el Movimiento se apoyan también el profundo conocimiento que Feldenkrais tenía del Psicoanálisis y del Desarrollo Psicomotor del Infante desde que nace hasta que camina, corre y salta. Es así que encontramos clases que recuperan secuencias del movimiento infantil, algo que le permite a nuestra mente adulta reencontrar posibilidades de movimiento o aspectos de nuestra imagen corporal olvidados como consecuencia del estrés y la adaptación a la vida adulta.

Para Moshé Feldenkrais su método era esencialmente un método de aprendizaje, y todas las estrategias de que se vale están justificadas sobre la base de la manera que el cerebro humano asocia y adquiere conocimientos de las más diversas índoles.

Las clases de Feldenkrais le hablan al alumno de tú a tú, y lo invitan a explorar, a recuperar la curiosidad y las formas sensoriales de aprender que teníamos cuando niños. Las clases de Feldenkrais no le piden al alumno que copie una forma o que logre un movimiento perfecto, sino qué explore e imagine como podría aproximarse a él. Por esta razón los profesores de Feldenkrais no muestran un modelo de movimiento, porque lo que se busca es desarrollar la imaginación motora del alumno y para ello, es necesario que él o ella usen la autoimagen corporal que poseen. Con el correr de las las clases las zonas difusas en esa imagen de sí empiezan a hacerse más claras y conocidas y entonces, casi sin notarlo, un día, el alumno o la alumna descubre que se mueve de otra forma, que ya no le duele el cuello por la mañana cuando se levanta p cuando hace abdominales en el gimnasio.

Según Feldenkrais

“una persona sana es aquella que puede vivir sus sueños no confesados plenamente”


La práctica habitual del método Feldenkrais consigue mejorar la conciencia individual, no sólo la del propio cuerpo, sino la de la persona en todas sus facetas. Como consecuencia natural de ese proceso mejoran la postura y los modos de moverse y actuar en el mundo. Paulatinamente el potencial individual de cada persona se expande y esto hace posible llevar una vida más plena.

PhD Claudia Mauléon

Dra. en Psicología de la Música

Profesora Superior de Canto

Profesora de Feldenkrais

 



0 comentarios

Comments


bottom of page